Kontakt     zur Hauptseite     zurück
anterioranterior    próximopróximo

Formación de la capacidad exprimir la identidad

2. Carol Lynn Pearson: El vestido rojo de la madre de Millie

El síndrome de ayuda tiene sus razones con padres y socios estrictos y destruye la vida y cuando ninguno da ayuda solo se lo detecta al final de la vida

La hija al lecho de
                            muerte de la madre  La madre daba siempre todo a los niños
                            y se tomó siempre el pedazo malogrado o más
                            pequeño (aquí un pastel de manzana cortado)  y solo al fin de la vida la
                            madre tenía el coraje comprarse un vestido
                            rojo  y después la madre murió sin haber
                            disfrutado nada en su vida.


presentado por Michael Palomino (2010)

Compartir:

Facebook






de: Chocolate caliente para el Alma; Historias inspiradoras de crecimiento personal. Edición Atlantida; Buenos Aires, México, Santiago de Chile; http://guerrerocultural60.blogspot.com/2008/04/un-nio-de-helen-e-buckley.html


Ver la historia: El vestido rojo de la madre de Millie

x

La hija al lecho de
                        muerte de la madre
La hija al lecho de muerte de la madre

Fue un vestido rojo colgado
                        "como una cuchillada"
Fue un vestido rojo colgado "como una cuchillada"

v
La madre daba siempre todo a la familia (aquí un desayuno)

El padre no sabe
                        cocinar, no sabe donde buscar la sartén gritando
                        que va hacer cuando muere la madre...
El padre no sabe cocinar, no sabe donde buscar la sartén gritando que va hacer cuando muere la madre...

La madre daba
                        siempre todo a los niños y se tomó siempre el
                        pedazo malogrado o más pequeño (aquí un pastel
                        de manzana cortado)
La madre daba siempre todo a los niños y se tomó siempre el pedazo malogrado o más pequeño (aquí un pastel de manzana cortado)

y ahora los hijos de
                        la madre miman sus parejas como la madre mimó a
                        sus hijos...
y ahora los hijos de la madre miman sus parejas como la madre mimó a sus hijos...

y solo al fin de la
                        vida la madre tenía el coraje comprarse un
                        vestido rojo
y solo al fin de la vida la madre tenía el coraje comprarse un vestido rojo

La hija al lecho de
                        muerte de la madre
y el ultimo deseo fue que no va vivir la hija Millie como la madre pero va cumplirse también sus deseos

y después la madre
                        murió sin haber disfrutado nada en su vida.
y después la madre murió sin haber disfrutado nada en su vida.

x

Mientras ella agonizaba, el vestido
rojo de mi madre estaba
colgado en el armario
como una cuchillada en la hilera
de viejos vestidos oscuros
que había gastado durante su vida.

Me habían llamado de urgencia
y yo supe, cuando la vi,
que no le quedaba mucho tiempo.

Cuando vi el vestido, dije:
- ¡Vaya, madre, qué hermoso!
Nunca te lo he visto puesto.

- Nunca lo usé - respondió en voz baja -.
Siéntate, Millie, me gustaría corregir
una o dos lecciones antes de irme... si
puedo.

Me senté junto a su cama y ella suspiró muy hondo.
Entonces pené que ella podría resistir.
- Ahora que estoy a punto de irme,
puedo ver con claridad algunas cosas.
¡Oh, te he educado bien...
pero te he educado mal!

- Qué quieres decir, madre?
- Bueno, siempre pensé que una buena mujer
nunca se da su lugar,
que sólo existe para hacer todo
por los demás.
Aquí, allí, siempre atenta a
los deseos de todo el mundo y
asegurándose de estar
detrás de los otros.
Tal vez algún día llegues a ellos
pero, por supuesto, nunca lo logras.
Así es como ha sido mi vida... Hacer cosas
para tu padre,
para los muchachos, para tus hermanas,
para ti.

- Hiciste todo lo que una madre puede
hacer.

- ¡Oh, Millie, Millie! No estuvo bien...
ni para ti... ni para él. ¿No lo ves?
Cometí el peor de los errores,
no pedí nada... ¡para mi!

"En la otra habitación tu padre estaba muy
molesto
y con la mirada clavada en las paredes.
Cuando el médico se lo dijo, lo tomó a
mal...
Vino junto a mi cama y empezó a quejarse
por lo que iba a suceder.

" 'Tú no puedes morir. ¿Me oyes? ¿Qué será
de mi?
¿Qué será de mí?'

"Es verdad, será duro cuando me vaya.
Él ni siquiera puede encontrar la sartén,
tú lo sabes.

"Y ustedes, los niños...
Yo tenía que correr por todos,
y a todas partes.
Era la primera en levantarse
y la última en irse a dormir.
Los siete días de la semana.
Siempre elegía la tostada quemada,
y el pedazo más chico de pastel.

"Ahora veo cómo tratan tus hermanos a sus
esposas,
y me siento mal porque fui yo quien les
enseñó eso.
Y ellos aprendieron.

"Aprendieron que una mujer no existe,
excepto para dar.
Cada centavo que podía ahorrar
era para comprar ropa y libros para ustedes,
hasta cuando no era necesario.
No puedo recordar una vez
en que haya ido a la ciudad
para comprar algo para mí misma.

"Excepto el año pasado cuando compré ese
vestido rojo.
descubrí que tenía veinte dólares
que no había reservado para algo especial.
Iba en camino de hacer un pago extra de la
lavadora,
pero por alguna razón...
volví a casa con esa caja grande.
Entonces tu padre me echó un verdadero
sermón.
" '¿Cuándo vas a usar una cosa como ésa?
¿Para ir al teatro o algo así?'
Y tenía razón, supongo.
Nunca me he puesto el vestido,
excepto la vez que me lo probé en la
tienda.

"¡Oh, Millie! Siempre pensé
que si no tomas nada para ti misma en este
mundo,
de alguna manera lo tendrás todo en el más allá.
Ya no creo más en eso.
Creo que el Señor quiere que tengamos algo
aquí... y ahora.

"Y te lo digo, Millie, si por algún milagro
llegara a abandonar esta cama,
te encontrarías con una madre diferente,
porque lo sería.
¡Ay, dejé pasar mi turno durante tanto
tiempo
que apenas sabría cómo aprovecharlo!
Pero aprendería, Millie,
¡aprendería!

Mientras ella agonizaba,
el vestido rojo de mi madre
estaba colgado en el armario
como una cuchillada en la hilera
de viejos vestidos oscuros
que había gastado durante su vida.

Las últimas palabras que me dijo fueron:
- Hazme el honor, Millie,
de no seguir mis pasos.
Prométeme eso.

Se lo prometí.
Ella contuvo la respiración.
Y entonces mi madre tomó su turno en la
muerte.


Interpretación

La madre es una viejita y tenía una gran vida con su familia siempre ayudando. También su esposo solo quería que la madre ayude y cuando fue la posibilidad para la madrea comprar algo para sí misma el padre gritó que la madre solo gastaría la plata para tontas cosas.

Así la madre se quedó en un síndrome de ayuda solo ayudando, pero se compró un vestido rojo secretamente. Pero jamás se puso ese vestido porque tenía miedo que su esposo va a gritar contra ella y su vestido rojo. Solo antes de morir se puso - otra vez secretamente - el vestido rojo, y lo colgó antes de acostarse. Llamó a su hija Millie (Millennia) para contarla que su gran falta de su vida fue jamás habido tomado o comprado más cosas para sí misma, y ella fue el modelo también para sus hijos y esos hijos repiten hoy el síndrome de ayuda y solo compran cosas a sus esposas y no se toman o se compran nada.

Así la historia es una gran advertencia no ayudar demasiado pero encontrar un equilibrio entre ayudar y tomar resp. entre regalar y recibir resp. entre regalar y comprar.

Además el vestido rojo es un gran símbolo para un deseo de amor. Parece que el esposo no daba mucho amor a su esposa, y por eso la madre se compró un vestido rojo, el símbolo para el amor, su gran deseo. Dice la historia que la madre vivió sin amor desde toda su vida. El esposo - así parece - la trató como una sirvienta, fue con su trabajo y con sus ordenes para organizar la familia y no fue ningún equilibrio entre orden y amor. Pero parece que al menos la trató mejor que los padres de la madre, de otra manera no hubieron casados.

Así la historia es una gran advertencia educar bien los niños en un equilibrio de las energías y no encerrarlos en ordenes y no pegarlos porque de otra manera no pueden desarrollar el coraje decir sus deseos - en caso extremo por toda la vida.

Además parece que la madre tenía un gran miedo del padre, y eso otra vez es una señal para una mala relación destructiva. Así la madre no tenía el coraje decir sus deseos, no tenía el coraje a contar de su sufrimiento a otra gente, y los niños no tampoco tenían la capacidad a abrir ese círculo vicioso de la violencia mental provocado por un padre sin sentimientos.

Así la historia es también una gran advertencia para el esposo tratar bien su esposa y no solo vivir con trabajo y ordenes, pero también con elementos de la vida que abren nuevas dimensiones mentales. Así va ser una vida más rica y todos tienen el coraje decir sus deseos - y van a ser posibilidades para esos deseos.

En la historia el vestido rojo está colgando "como una cuchillada", quiere decir que de verdad ese vestido no tenía ninguna vida pero todavía no es desplegado para la vida. La madre no tiene coraje colgar el vestido en sus formas visibles. Pero la vida de la mujer ya está terminando. Así la historia nos da la advertencia vivir bien antes de la muerte, con mucho amor.


Michael Palomino (2010)

anterioranterior    próximopróximo

Compartir:

Facebook






Fuentes de dibujos y de fotos
-- la hija al lecho de muerte de la madre: http://www.tagblatt.ch/aktuell/kultur/kultur/Die-Milch-des-Leids%3Bart624,1262772
-- vestido rojo colgado como cuchillada: http://www.farb-und-stil-coach.com/ordnung_im_kleiderschrank.html
-- desayuno: http://www.tennishalle-mainz.de/Bistro.html
-- sartén con tapa: http://www.effilee.de/wissen/Pfanne.html
-- pastel de manzana, cortado: http://www.oetker-food-service.de/start/produkte/desserts/blechkuchen/bratapfelkuchen-geschnitten-206105.html
-- pareja de enamorados a la playa: http://www.adpic.de/lizenzfreie_bilder/Menschen/Gruppen%20Partner/Liebespaar_am_Strand_48119.html
-- vestido rojo: http://www.polyvore.com/fornarina_helma_rotes_kleid_mit/thing?id=8443497
-- funerales: http://kirche.picare.info/Seelsorge/Beerdingung/tabid/151/language/de-DE/Default.aspx


^