Kontakt /
                  contact          Hauptseite /
                  page principale / pagina principal / home        atrás
zurück / retour / indietro / atrás / backanterior     próximopróximo
D

Medicina natural del Perú: el médico naturista

II. Herbolario: hierbas medicinales y efectos medicinales de las frutas

Hierbas y frutas con efecto medicinal

presentado por Michael Palomino (2011)



Compartir / share:

Facebook







de: El médico naturista. Sus recetas y curaciones; Corporación editora Chirre S.A., Lima, Jr. Miguel Zamora 148, [distrito de Lima, Lima], Tel. [01]-332-8342, Telefax: [01]-424-7323. Sucursales: Jr. Azángaro 726, [Lima], Tel. [01]-426-5215 - Lima [Perú]

Comentario
La  edición en línea de ese cuaderno tiene muchas fotos e indicaciones suplementarios con la medicina según los grupos sanguíneos. Los textos adicionales están con fondo amarillo. Cuando hay dudas siempre pregunta a su naturista. Espero que todos van a curarse bien.
Michael Palomino (2011)


Las hierbas del herbolario


Acelga: Se emplean sus hojas. De gran poder para el tratamiento de la gangrena (p.17).

Achicoria: utilizar sus hojas y raíces secas. Combate el estreñimiento. Su cocimiento limpia el hígado y la vesícula biliar. Abre el apetito.

Achiote: Protege la piel. Alivia quemaduras, evitando secuelas y cicatrices. Antidiabético, calma disenterías y fiebres.

Ajenjo: Muy eficaz para los trastornos hepáticos y para combatir problemas del estómago. Se emplean sus hojas y flores, secas.

Albahaca: Alivia inflamaciones de la boca y garganta. También cólicos y jaquecas de origen nervioso y gástricos. En tisana, calma los nervios (p.17)


Alfalfa: La Alfalfa posee propiedades curativas para la debilidad general, la anemia, los nervios, la piel y el corazón (p.10).


Boldo: En cocimiento muy eficaz para combatir afecciones hepáticas. Estimulante del apetito y revitalizante. Utilizar sus hojas.

Canchalagua: Se emplean sus flores. Digestivo, combate enfermedades del hígado. Actúa contra las gripes y ayuda a expulsar los parásitos.

Castaño: Se utilizan sus hojas, frescas. Combate males respiratorios. En baños de asiento para calmar diarreas.

Cebada: Diurética, digestiva y depurativa. Reconstituyente. Cura la colitis e inflamaciones de la garganta. En cataplasma, alivia el lumbago.

Coca: Sedante. En infusión, estimulante digestivo. Revitalizante, cura la anemia y el agotamiento nervioso. Se emplean sus hojas, De gran uso en la medicina química.

Cola de Caballo: se utiliza la planta seca. En cocimiento depurativo y diurético. Detiene hemorragias nasales. En infusiones es eficaz contra el asma y otros males respiratorios.

Diente de León: Es digestiva, estimula las secreciones del hígado, páncreas e intestino. Cura las herpes y manchas de la piel. Muy útil para combatir la celulitis.

Espárrago: Se utilizan sus raíces. Posee propiedades diuréticas especiales. También soluciona problemas del corazón y combate la obesidad.

Eucalipto: Se usa como dentífrico, masticando o moliendo sus hojas. En inhalaciones es muy útil contra enfermedades respiratorias.

Fresno: Ayuda a bajar la fiebre. Es diurético y combate el estreñimiento. Fortalece las encías y elimina mal aliento. Usar: raíz, corteza y hojas.

Ginseng: Efectivo estimulante. En forma de té, actúa como digestivo. Con poderes afrodisíacos. Se utiliza sus raíces.

Girasol: En infusiones para aliviar trastornos nerviosos, dolores de cabeza y fiebres. En tintura, para cicatrizar heridas. Utilizar tallos, hojas y semillas.

Gladiolo: Se emplea su rizoma. En cocimientos, para tratar el asma y males bronquiales. En infusiones como diurético.

Guayabo: Se emplean la corteza y los frutos. Su cocimiento contiene las diarreas. Sus frutos son excelentes para aliviar trastornos de las vías respiratorias. El agua de la guayaba es eficaz para hacer gargarismos (p.17).

Habas: Su cocimiento es efectivo para los dolores de riñones y los cólicos nefríticos. Tiene propiedades diuréticas y antiespasmódicas. También se las utiliza en el tratamiento de las convulsiones. Externamente para algunas inflamaciones.

Hiedra: El cocimiento de sus hojas y semillas se emplea para menstruaciones dolorosas. Externamente en cataplasmas, para lavar llagas y heridas.

Hierba Luisa: Digestiva, elimina gases y antiespasmódica. Sudorífera y antigripal. Afirma la dentadura. Diurética y regularizadora de la menstruación.

Hinojo: Excelente diurético, expectorante, refrescante y digestivo. Efectivo para eliminar gases intestinales. Se utiliza toda la planta.

Jazmín: utilizar sus flores. La Tisana de Jazmín es digestiva. Externamente cura las afecciones oculares. La sustancia lechosa de sus frutas es un excelente analgésico.


Laurel: Un baño preparado a base de sus hojas es muy efectivo para reparar energías perdidas. En fricciones ideal para aliviar el reumatismo y confusiones. Como bálsamo para la cura de las hemorroides (p.18).

Laurel: El Laurel preparado como té alivia la fatiga nerviosa, el agotamiento, la debilidad, la inapetencia y dolores estomacales o menstruales (p.23).


Lechuga: Calmante y emoliente. Ideal para combatir el insomnio. Excelente diurético y también purgante. El zumo deshidratado se emplea contra el reumatismo, la gota, la tos, asma y nervios. Utilizar sus hojas frescas.

Lentejas: Se usan sus semillas. Antianémicas, alivian la inflamación de amígdalas. En cocimiento, calman desórdenes intestinales.

Lirio: El cocimiento, muy eficaz para el asma, bronquios y tos persistente. Diurético si se toma en infusiones.

Llantén: Un excelente diurético, muy efectivo para la cura de la nefritis y la hidropesía. Cicatrizante, antiinflamatorio y calmante (p.18).

Maca: Maravilloso producto natural de nuestra tierra. Se trata de una planta que crece en las zonas montañosas y cuya forma se parece a la papa, aunque más pequeña. Altamente revitalizante. Nutritiva. Sus hormonas naturales ayudan a recuperar las energías perdidas. También se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Se usa el tallo.

Maíz: El cocimiento de las estigmas o el "pelo del choclo", es un excelente diurético. Ayuda a eliminar todo tipo de hinchazones. Calma los cólicos nefríticos, la cistitis, la gota y el reumatismo. Elimina los cálculos de la vejiga.

Malva: Se emplean sus hojas y flores, secas, del mismo modo sus raíces. Su cocimiento alivia las inflamaciones del intestino y combate el estreñimiento. En cataplasmas cura los abcesos, la artritis y la gota. El baño en inmersión con hojas y flores de malva es un calmante para el sistema nervioso alterado.

Manzanilla: En infusión, de rápida y eficiente acción digestiva. Calmante de los nervios, combate el insomnio. También puede utilizarse en cataplasmas para dolores intestinales. Aplicada en forma de compresas, sobre los ojos, calma sus afecciones.

Menta: Tónica, calmante, digestiva y antiespasmódica. Remedio contra afecciones del corazón y digestivas (p.18-19).

Mastuerzo: Se usan sus flores blancas y su fruto. El zumo del mastuerzo es un excelente depurativo, con propiedades diuréticas, estimulantes y expectorantes. En compresas y cataplasmas, alivian las migrañas y los dolores estomacales y del bazo.

Molle: Planta autóctona que puede alcanzar hasta 20 metros de altura. Mientras que sus frutos se emplean para una bebida de alto valor nutritivo, las hojas hervidas curan heridas y confusiones. Utilizada como bálsamo, se le aplica para el tratamiento de las úlceras. También es antirreumática.

Nabo: Se utilizan sus raíces. Notable laxante y suavizante. En cocimiento caliente muy útil para aliviar la gripe. En infusión como aplicación externa, para cicatrizar heridas.

Nogal: Su savia es un excelente depurativo. Con la corteza se eliminan los parásitos y sus  hojas sirven para detener las diarreas. El cocimiento del nogal regula la menstruación. En cataplasmas, cura heridas y ulceraciones. En compresas, afecciones oculares. Con el nogal se prepara un vino especial para curar la ictericia.

Olivo: El cocimiento de la corteza se emplea para controlar la fiebre, la gota y el reumatismo. En cocimiento para lavados contra hemorroides. Es cicatrizante. El aceite cura afecciones hepáticas, renales y estomacales.

Orégano: El cocimiento de sus hojas secas se le utiliza para curar el asma y el catarro común. En infusión es depurativo y un gran calmante de los dolores menstruales. Atenúa la arteriosclerosis. Tonifica el estómago.

Ortiga: Se emplean sus hojas, flores y raíces. Su cocimiento calma las hemorragias y regula la menarquía abundante. El preparado de sus raíces es un excelente diurético y elimina las toxinas del organismo. El cocimiento de sus flores detiene la caída del cabello. En gárgaras controla el dolor de garganta.

Paico: Antiparasitario, digestivo, regulariza las funciones menstruales, cicatrizante, también de gran empleo en la cocina tradicional.

Pensamiento: Las infusiones de sus hojas y flores, secas, depuran el organismo enfermo. En cataplasmas, cicatrizan heridas, llagas y ulceraciones.

Perejil: Notable hierba diurética cuando se la toma en infusiones. Se utilizan sus raíces, hojas y semillas. Combate la hidropesía y controla la acidez estomacal y las flatulencia. Se emplean sus raíces, hojas y semillas.

Pimiento: Emplearlo como fruto seco y pulverizado. Utilísimo como ungüento para el tratamiento de la artritis y el reumatismo. Su cocimiento es muy recomendado para recuperarse de la embriaguez (p.19).

Pino: Diurético y gran descongestionante. De su resina se extrae la Trementina, elemento muy apreciado en la preparación de medicamentos. El cocimiento de las yemas del pino cura catarros, cistitis, reumatismo, gota y gárgaras.

Rábano rojo: El rábano rojo es un excelente aperitivo, estimulante, diurético y expectorante.

Rábano blanco: El rábano blanco combate el escorbuto. Estimulante de las funciones del estómago e intestino. Se emplean hojas y frutos.

Remolacha: Se utiliza la raíz. Previene gripes y catarros. Purifica la sangre. Con propiedades anticancerígenas, ayuda a eliminar tumores malignos.

Retama: Notable tonificante del corazón y buen estimulante cardíaco. En cocimiento, eficaz para males hepáticos y nefritis. Usar sus flores y brotes.

Ricino: Sólo utilizable en forma de aceite porque sus semillas son venenosas. El aceite es un poderoso purgante. Friccionando el cuero cabelludo elimina caspa y seborrea.

Romero: Tónificante. En cocimiento, digestivo y calmante de afecciones intestinales. En infusión, cura dolores crónicos y combate el asma. En baños, gran remedio para reumatismo.

Ruda: Se emplean sus hojas. Tiene efectos sobre el útero, el sistema nervioso, es calmante, sedante y cura la jaqueca. Regula la menstruación y soluciona retrasos, por eso no abusar de la dosis. Su aceite es purificador y cicatrizante de la piel.

Sábila: Sus hojas contienen una savia de color amarillenta, mucilaginosa y gomosa, denominada Acibar. Para fines medicinales, se emplean sus hojas frescas, el jugo y la savia. Toda esta savia extraída del tallo, puede reducirse a polvo después de seco. Cura las úlceras, la vejiga y la blenorragia. Es tónica, aperitiva, purgativa y regula las menstruaciones. La pulpa se emplea para combatir inflamaciones oculares y cicatrizar heridas. La Sábila destilada cura la pulmonía, la gonorrea y la tisis. Actúa también como cosmético.

Sauco: En infusión desinflama los bronquios. En cocimientos es depurativo, combate males hepáticos y renales. Excelente diurético. En cataplasmas, reduce las hemorroides. Efectivo contra inflamación de los ojos.

Sangre de Drago o Sangre de Grado: Poderosa resina extraída del árbol conocido con el nombre de Drago. Laxante, depurativo y cicatrizante. Limpia la piel, detiene los flujos vaginales, cura la caída del cabello, los males hepáticos y la diabetes.

Soya: Planta autóctona. Es un poderoso reconstituyente, combate la anemia y los problemas nerviosos, arterio-esclerosis, reumatismo y gota. La leche de soya cura el asma. El aceite de sus semillas es un eficaz laxante.

Tamarindo: Emplear la pulpa. Su cocimiento combate el estreñimiento.

Tilo: En infusiones cura el catarro y tensiones nerviosas. En cocimiento, un gran diurético y depurativo. En baños de inmersión, evita el cansancio y la depresión.

Toronjil: Cura males nerviosos, ansiedad e histerismo. Se utilizan sus flores y hojas. Como emplastos, sana heridas y ulceraciones.

Uña de gato: Corteza de un árbol que crece en la selva peruana. Antiinflamatorio, cura la artritis reumatoide y la prostatitis. Posee propiedades inmunológicas y anticancerígenas. Además del tallo, se utilizan sus hojas y flores.

Valeriana: Eficaz calmante y antiespasmódica, tomada en infusiones. En enemas para aliviar dolores intestinales y en compresas como cicatrizante. Se emplean sus raíces (p.20).


Las frutas del herbolario

Ciruela: la ciruela tiene un eficaz poder laxante. El zumo favorece el tránsito intestinal, es desinfectante, energética y regenera los nervios.

Fresa: El zumo de fresa es depurativo y estimulante del apetito. Su contenido en potasio, calcio y cloro favorece la circulación y actúa contra el estreñimiento.

Mandarina: El zumo de mandarina actúa como sedante del sistema nervioso. La vitamina C la hace antiinfecciosa.

Manzana: El zumo de manzana facilita la digestión, limpia el organismo y es sedante y estimulante.

Melocotón: El zumo del melocotón es revitalizante, estimula las secreciones gástricas y favorece la digestión.

Melón: El zumo del melón es diurético y desintoxicante. Ideal para los regímenes de adelgazamiento.

Pera: El zumo de pera regenera el sistema nervioso y oxigena la sangre.

Piña: El zumo de la piña tiene efecto tonificante y favorece a las dietas de adelgazamiento (p.18-19).

Uvas: Fruta medicinal excelente. Son laxantes y diuréticas. Combaten la fatiga, son digestivas y muy ricas en vitaminas. Consúmalas ahora, en la estación veraniega, su época de cosecha (p.32). La temporada de uvas es mucho más amplia de lo que refleja el mercado, pues esta fruta, colgada en un lugar seco y fresco, se conserva durante mucho tiempo  o, en último caso, se transforma en pasas, ya que jamás - si están sanas - se estropean: sus elementos químicos son puros y están en perfecto equilibrio (p.33).

Cuando se toma la uva de manera adecuada, nutre y limpia el tubo digestivo, favorece la secreción de los jugos gástricos y pancreáticos, ayuda a la secreción biliar, activa la función del hígado, posee una acción laxante, disminuye las fermentaciones intestinales, ejerce una acción diurética al mermar el grado de acidez urinaria y de ácido úrico, tonifica el núcleo cardíaco, favorece el pH sanguíneo, aumenta la resistencia a la fatiga y excita el apetito (p.32).

Es preferible consumir la uva sola entre comidas o al lado de frutas frescas, arroz blanco, papas cocidas, queso fresco, pan y miel. En algunos casos puede ser positivo seguir una cura de uvas durante un tiempo determinad, que puede oscilar desde un día a una semana. Algunos nutricionistas creen incluso suficiente para una cura de desintoxicación beber tres vasos de zumo de uvas  al día, fuera de las comidas. Es imprescindible, sea cual sea el tipo de cura que elija, abstenerse de beber (p.32) alcohol, fumar o tomar medicamentos mientras ésta se realice.

En cuanto a las uvas, cualquier clase o tipo sirve, siempre que estén sanas y maduras. Se han de lavar concienzudamente, una a una, a fin de eliminar no sólo basuras, sino también los restos de sustancias químicas que se le aplican en su cultivo (p.33).

Dos objeciones fundamentales:

1. Se han de comer masticando muy despacio y bien.

2. No es necesario dejar de trabajar cuando se hace una cura de desintoxicación (p.33).

La uva como remedio naturista

La medicina naturista recomienda la cura de la uva para diversas dolencias, como la anemia, arteriosclerosis, artritis, gota, hemorroides, enfermedades del hígado, problemas nerviosos, obesidad, soriasis [psoriasis], reumatismo, riñón, presión alta y baja.

El zumo de uvas, tomado cuando se acaba de exprimir, tiene el mismo valor nutritivo que las uvas, pero además permite una aplicación terapéutica diferente: mediante compresas, cataplasmas o disueltos al 50 por 100 con agua hervida, resulta eficaz sobre las dolencias de la piel, tumores o heridas.

Es muy aconsejable en los estados de fiebre, cuando no se ingieren alimentos, para compensar el exceso de energía que consume el organismo (p.33).

¡Sanas y eficaces! Uvas para desintoxicar el organismo (p.33).

Uso cosmético de la uva

Los fermentos de la uva actúan sobre la piel, ayudándola a mantenerse tersa. ¿Una receta para todo tipo de pieles? En una habitación caldeada se empapa todo el cuerpo de zumo, dejándolo secar. Después se toma un baño de agua tibia con 50 gramos de bicarbonato de soda (p.33).



Árboles

Árboles: Cuida los árboles, son la despensa del futuro (p.8).

zurück / retour / indietro / atrás / backanterior     próximopróximo

Compartir / share:

Facebook







^